Las empresas como agentes de cambio

25 Noviembre, 2016 at 9:54 am

sesion-6¿Qué papel juegan hoy las empresas para contribuir al cambio? ¿Qué papel podrían jugar? ¿Cómo dialogar entre la empresa y actores de la sociedad civil para avanzar hacia procesos de desarrollo sostenibles? Sobre estas preguntas giró el debate de la sexta sesión del Seminario de reflexión permanente sobre procesos de cambio para el desarrollo, organizada por ALBOAN el pasado martes 22 de noviembre.

La participación en este foro de personas procedentes de sector empresarial más convencional y de la economía social y solidaria, del sector de las ONGs, y del universitario, favoreció un rico dialogo partiendo de un acuerdo común: el cambio hacia el que dirigirnos debe tener un horizonte de justicia, de equidad y de bienestar global para todas las personas. Sin embargo, constatamos que es precisamente aquí donde más cuesta encontrar los puntos en común, especialmente si atendemos a la diversidad del tejido empresarial existente. En este sentido, se destacó la necesidad de mirar a aquellas empresas que realmente vemos que tienen disposición al cambio, y que apuestan por contribuir a la transformación sostenible de los territorios y al desarrollo integral de las sociedades en las que están insertas. Como destacó Constan Dacosta, expresidente del Grupo Eroski, el 99,9% de las empresas en España son PYME (pequeñas y medianas empresas) y solo un 0,1% está formado por las grandes corporaciones.

Fue objeto de preocupación la fuerza de estas grandes empresas que van contracorriente de procesos sociales de cambio inclusivos y sostenibles, y se enfatizó el hecho de que la empresa no puede ser un sujeto amoral ni un actor social sin reglas. Entre otras medidas, debería existir un marco regulatorio que estableciera los límites que tiene la empresa y promoviera su papel como actor socialmente responsable. Y es a partir de aquí donde las empresas y ONGs podemos empezar a dialogar y a colaborar para avanzar hacia ese horizonte de justicia, equidad y medio ambientalmente sostenible, teniendo en cuenta los distintos papeles que jugamos unos y otros y las tensiones que inevitablemente se darán en el camino.