Sistema Participativo de Garantías (SPG) en Quetzaltenango – Guatemala

18 octubre, 2019 at 2:28 pm

Con la participación de 20 personas procedentes de 5 municipios del departamento de Quetzaltenango (Guatemala), el 8 y 9 de octubre se desarrolló el segundo taller para la puesta en marcha del Sistema Participativo de Garantías (SPG) – Red Comparte

Esta herramienta pretende generar confianza en la comercialización de productos agroecológicos producidos por las familias campesinas en pequeñas parcelas que han sido acompañadas por varios años por la Asociación de Servicios Jurídicos y Sociales (ASERJUS).

En los 5 municipios (Santa maría de Chimula – Momostenango, Cabricán, Ixcan,  Cantel y Xela) existen 8 mercados agroecológicos que semanalmente ofrecen una variada gama de productos frescos y procesados que han generado, mediante una relación de venta directa, diferentes espacios que aglutina, consumidorxs frecuentes de este tipo de productos. El SPG busca acercar la relación entre productorxs y consumidorxs generando relaciones de confianza que permitan ampliar los mercados ampliando la oferta y demanda de productos agroecológicos en la región.

Por su diversidad climática, oferta hídrica y calidad de los suelos, el departamento cuenta con un gran potencial para la producción agropecuaria, sin embargo, prolifera la producción convencional con alto uso de insumos de síntesis química. El SPG y los mercados agroecológicos son una alternativa para la promoción de la demanda productos sanos, frescos, diversos, a precios justos, que es la base para ir generando consumo responsable, a la vez que se constituye en una alternativa económica importante para las familias productoras, en su mayoría mujeres.

En este escenario de producción agroecológica, de iniciativas de economía alternativa y solidaria, de organización de consumidorxs y de mercados, el SPG puede aportar, no solo a garantizar la calidad de los productorxs, sino también a fortalecer los procesos organizativos y de promoción de capacidades para la generación de alternativas económicas de poblaciones campesinas marginadas de Guatemala, que son acompañadas por la Asociación SERJUS.

Esta actividad se desarrolló en el municipio de Zunil el 8 y 9 de octubre y fue acompañada por el secretario ejecutivo de la Red Comparte, Alvaro Idarraga.

 

Seminario Permanente sobre Empresa Ciudadana

14 octubre, 2019 at 11:15 am

¿Cuál es el papel de las empresas en la transición hacia un modelo económico justo y sostenible? ¿Cómo se puede promover el cambio desde la ciudadanía? ¿Es posible hablar de ‘empresas ciudadanas’? En torno a estas cuestiones ha comenzado el Seminario Permanente “La empresa como actor clave en la construcción de justicia socio-ambiental: nuevos modelos de empresa ciudadana”, organizado por ALBOAN y REAS Euskadi con el objetivo de crear un espacio para la reflexión y el diálogo entre distintos sectores de la sociedad sobre otras formas de hacer empresa.

El seminario, que arrancó el pasado 1 de octubre y se desarrollará en sesiones mensuales hasta junio de 2020, reúne a 20 personas del sector educativo, social,  empresarial y administración pública con el propósito de generar un debate rico y diverso del que surjan propuestas para contribuir al impulso de modelos de empresa comprometida con el desarrollo justo y sostenible del territorio en el que se integra.

En nuestra labor de acompañamiento para la construcción de alternativas de vida sostenibles, ALBOAN a través de la Red COMPARTE en América Latina y REAS en Euskadi apostamos por el desarrollo y consolidación de empresas arraigadas en el territorio que surgen desde lo local. En este sentido, el seminario pretende la reflexión y discusión entre distintos sectores sociales acerca de la necesidad de repensar el papel de la empresa como agente de cambio y apostar por entidades comprometidas con un desarrollo humano justo, equitativo y respetuoso con los ecosistemas de los que dependemos para sobrevivir.

Esta iniciativa no sería posible sin la colaboración de los diversos participantes, a quienes agradecemos enormemente la participación y el compromiso con valores imprescindibles en la construcción de un mundo más justo. Asimismo, agradecemos a la Agencia Vasca de Cooperación al Desarrollo por el apoyo a este espacio de dialogo y construcción colectiva.

Desarrollo rural inteligente

10 octubre, 2019 at 10:21 am

Porque no el mucho saber harta y satisface al ánima, mas el sentir y gustar de las cosas internamente.

Esa frase de San Ignacio de Loyola podría resumir uno de los sentimientos que se nos movieron internamente al asistir al curso de verano sobre desarrollo rural inteligente organizado en el Palacio Miramar de San Sebastián-Donostia el pasado mes de septiembre.

Acudimos una delegación de 3 personas de la red COMPARTE a este curso impecablemente organizado por Ayuda en Acción con el apoyo de especialistas de la Universidad de Oxford.  Se nos hicieron más que familiares las hipótesis de partida y los retos que enfrentamos las organizaciones que apoyamos el desarrollo rural en tantos lugares del mundo: i) diversificación de ingresos y menor protagonismo del sector agropecuario en los ingresos familiares, ii) conectividad urbano-rural e intensificación de la movilidad tanto permanente como periódica de las familias, iii) papel de las mujeres y las personas jóvenes en el desarrollo rural, iv) adaptación al cambio climático e interculturalidad. Fenómenos bien conocidos para las organizaciones de la red COMPARTE.

Pero lo que nos llamó poderosamente la atención es el papel preponderante que se otorgó al conocimiento, la innovación y la tecnología por parte de casi todos los actores que participamos en el curso y que llevamos un tiempo impulsando el desarrollo rural o con intención de hacerlo en un futuro. Entre ellos, las empresas con cada vez más presencia e interés por la temática del desarrollo rural .

No nos sorprendió este interés a nosotras, que también somos organizaciones volcadas al aprendizaje. De hecho, COMPARTE es una comunidad de aprendizaje. Aprendemos de nuestros aciertos y de nuestros errores, de las tradiciones y de los experimentos, de los encuentros con los iguales y con los diferentes. También enfrentamos el desafío de aplicar en la práctica el conocimiento y la innovación, asumir de forma razonable la tecnología, compartir de forma productiva los conocimientos, acelerar los drivers del desarrollo rural, minimizar los riesgos.  Pero sobre todo, lo que nos une es la esperanza. La esperanza de que con más o menos conocimiento y/o más o menos acierto lograremos utilizar ese conocimiento, innovación y tecnología para nuestros fines, con un horizonte de justicia socio-ambiental y vida digna para todas las personas.

Y así es como pudimos gustar y sentir internamente ese seminario tan interesante sobre desarrollo rural inteligente al que tuvimos la fortuna de asistir. Con agradecimiento y esperanza.

Alicia, Joe y Amaia

Sistema Participativo de Garantías (SPG) – COMPARTE en Nariño

26 septiembre, 2019 at 3:45 pm

Hace un par de años, la red COMPARTE se propuso implementar un Sistema Participativo de Garantías – SPG – como mecanismo para integrar y fortalecer el trabajo que los Centros Sociales (CS) desarrollan en América Latina. Para su diseño, se desarrollaron 3 pilotajes en regiones de Colombia, Guatemala y Paraguay, en los cuales se concertaron de manera participativa los mecanismos de funcionamiento.

 

PINCHA AQUÍ PARA VER EL VÍDEO DEL SPG COMPARTE

En el 2019 se ha iniciado una segunda fase de implementación que tuvo su primera experiencia en el departamento de Nariño en el sur de Colombia, región acompañada por la Fundación Suyusama de la red COMPARTE. Con el acompañamiento de la Secretaría Ejecutiva de COMPARTE, el primer taller de implementación se realizó entre el 19 y 20 de septiembre en el municipio de Sandoná y contó con la participación de 70 personas representantes de 10 municipios del departamento. Esta actividad marca el inicio de una experiencia que promete ser un ejercicio pedagógico autónomo que contribuya a fortalecer la producción agroecológica y la aplicación de los principios de la economía alternativa y solidaria.

El SPG es una expresión más de la forma de proceder de los centros sociales y organizaciones: ética, sostenible, con justicia, espiritual, respetuosa, que fortalece los procesos organizativos y que se ajusta a la realidad cultural y social de cada región. Se trata de un “sello” que visibiliza y garantiza un modo de relación social, un modelo de trabajo colaborativo, en el cual está presente de manera diferenciada el aporte de los distintos actores involucrados. El SPG – COMPARTE abarca y se adapta a la diversidad de personas y organizaciones que hacen parte del mismo: diversos tipos de personas consumidoras y de mercados, de experiencias y capacidades, de territorios, de intereses y culturas de trabajo.

El reto para los próximos años es adaptar y perfeccionar los diferentes procedimientos e instancias, para garantizar que los principios que nos inspiran como red COMPARTE estén presentes en los procesos económico-productivos que acompañamos y que otros actores externos (agentes comerciales, personas consumidoras, etc.) los reconozcan y puedan hacer parte orgánica del proceso.

El SPG en su operación contempla una serie de procedimientos diseñados de manera participativa, en los que intervienen los centros sociales, las organizaciones productoras, las personas consumidoras, aliados comerciales, entre otros, para reconocer la práctica de una serie de principios que dan una cualidad a un proceso y por ende a la oferta de sus productos y servicios.

Próximamente también se iniciará el proceso de implementación del SPG – COMPARTE en la región de Quetzaltenango en Guatemala.

 

 

Emprendimientos: El Buen Caminar y Tejedoras de Sueños

25 septiembre, 2019 at 3:55 pm

VHC.jpg Cuando se tiene la oportunidad de estar en el corazón de Monte Sinaí, un suburbio de Guayaquil en Ecuador, se empieza a entender el complejo reto que representa la Construcción Social del Territorio (CST) en un entorno de evidentes carencias económicas, ausencia de servicios básicos como agua y alcantarillado, viviendas precarias pero que reflejan un esfuerzo intenso por el derecho a un espacio de encuentro familiar y cercanía comunitaria. Este reto lo ha asumido desde las entrañas mismas la Corporación Hogar de Cristo que, durante casi 50 años, ha estado al lado de comunidades empobrecidas y marginadas por un sistema capitalista cada vez más excluyente y por los conflictos sociales que sobrepasan las fronteras.

Desde sus inicios, la Corporación se desplegó en el territorio para facilitar el establecimiento de viviendas como un gran camino para dignificar el hábitat de las familias, la mayoría migrantes nacionales y extranjeras.  A principios de la década del 2000, emprende el desafío de contribuir a mejorar los ingresos económicos de la familias, para lo cual se inicia la conformación de bancas comunales, tomando como referencia la metodología Grameen, llegando a contar con cerca de 8.000 socias. En la década del 2010 se complementa el ejercicio de finanzas con la promoción de iniciativas de emprendimientos con los que se ha logrado capacitar 1.300 personas, se han iniciado 74 unidades económicas familiares, 186 grupos de emprendimiento, 112 unidades económicas comunitarias y 4 asociaciones formalizadas, entre ellas APROBUCAM dedicada a la confección de calzado, y ACOMPRETESU especializada en la confección de vestuario, ambas organizaciones con registros de marca de sus productos, El Buen Caminar y Tejedoras de sueños respectivamente.

A pesar de estos logros, los desafíos siguen presentes. Por ello la Corporación ha entendido que para la CST es necesaria una atención integral donde esté presente la producción social del hábitat, la dinamización de la economía popular y solidaria, el acompañamiento pastoral de comunidades eclesiales de base y el fortalecimiento de la organización comunitaria de la promoción de los derechos humanos.

La Corporación Hogar de Cristo hace parte de la Red COMPARTE y se ha vinculado directamente a procesos de formación en economía social y solidaria, está implementando metodologías y enfoques que la red ofrece. La red encuentra en el trabajo de la Corporación una fuente de reflexión y  aprendizaje sobre las dinámicas propias de la economía popular y solidaria en zonas periurbanas marginales, población que en la mayoría de los casos provienen de regiones rurales en las cuales no han encontrado oportunidades para una vida digna.

Estas reflexiones surgen de la visita técnica realizada por la Secretaria Ejecutiva de la Red COMPARTE, representada por Alvaro Idarraga, el 11 y 12 de septiembre.